Oración para perdonar

Oración para perdonar

Ayer es historia y mañana es un misterio. Hoy es un regalo de Dios, así que disfrútalo.

Frases de Dios cortas – Ayer es historia y mañana es un misterio. Hoy es un regalo de Dios, así que disfrútalo.
De la mano de Dios sigue tus sueños, llega a la meta y luego desde allí podrás mirar a aquellos que te decían que tú no podías.

Sólo Dios arroja mis pecados al fondo del mar.

A veces piensas que la vida no es justa, pero en realidad los injustos son los hombres. Aférrate a Dios y todo que pidas te lo concederá.

Confío en Dios y no tengo miedo.
Salmos

No te sientas deprimido, recuerda que Dios te ama y te ayudará a salir de estos problemas que se te han presentado.

Creo en Dios como el ciego cree en el sol, no porque lo ve, sino porque lo siente.

Si Dios fue quien te puso donde hoy estás es porque sabe que ahí vas a dar mucho fruto. Ten fe.

Las victorias abren puertas, las derrotas abren el corazón, lo que te ayudará para ganar futuras victorias.

Dios te ama y por ello no permitirá que el enemigo te pueda derrotar.

Nunca tengas miedo de confiar tu futuro desconocido a un Dios conocido.

Frases de Dios cortas – Nunca tengas miedo de confiar tu futuro desconocido a un Dios conocido.
Frases de Dios bonitas para dedicar
Los textos de la Biblia están repletos de frases de Dios que esconden mensajes y enseñanzas maravillosas. Estas preciosas citas sobre Dios son perfectas para tus amigos, familiares o conocidos sean o no cristianos para mostrarles el infinito amor de Dios. Te damos con algunas frases de Dios bonitas para dedicar.

Enamórate de Dios primero y él te dará a la persona perfecta para ti, en el momento más adecuado.

Donde hay fe hay amor, donde hay amor hay paz, donde hay paz esta Dios y donde está Dios no falta nada.

Perdona todo y tendrás paz. Decide olvidarlo y tendrás esperanza. Confía en Dios y serás feliz.

El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.
Juan

Que el Dios de la esperanza les llene de alegría y paz a todos los que creen en él.
Romanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *